Web gune honek bere cookiak eta bitartekoenak erabiltzen ditu zure nabigazioa optimizatzeko, zure lehentasunetara egokitzeko eta jarduera analitikoak egiteko. Nabigatzen jarraitu ez gero, gure Cookien Politika onartzen duzu.

Onartu
2016ko apirilak 11

Manuel Conthe explica los fundamentos de la piscología económica a los alumnos de los programas de emprendimiento

“Los seres humanos no percibimos el valor absoluto de las cosas (renta, riqueza, posición social, afecto, temperatura…) sino sus cambios. Y como somos muy sensibles a las pérdidas, una expectativa demasiado ambiciosa nos puede provocar frustración, aunque el resultado absoluto sea bueno”. Son algunas de las reflexiones realizadas por Manuel Conthe durante la sesión del mes de abril del PLCE (Programa de Liderazgo Público en Emprendimiento e Innovación), que este año se imparte de manera conjunta por Deusto Business School e Icade Business School.

 

El expresidente de la CNMV, que también fue director general del Tesoro y secretario de Estado de Economía, explicó a los alumnos del programa de emprendimiento algunas de las teorías relacionadas con la psicología económica que llevan a comprobar que, además de la aversión ante las pérdidas que siente el ser humano, la perspectiva desde la que se toman las decisiones es muy relevante.

Una afirmación que Conthe sustentó en diversas fuentes. Desde la apuesta de Pascal sobre la existencia de Dios, en la que si se gana, se gana todo, o las enseñanzas de El Príncipe de Maquiavelo, que recomendaba dosificar las cosas buenas para saborearlas mejor, mientras que en las pérdidas consideraba que es preferible hacerlo de una sola vez.

Conthe hizo hincapié en la importancia de las percepciones y en este sentido recordó la llamada Paradoja del Bronce que enunciaron tres autores estadounidenses tras los Juegos Olímpicos de Barcelona. Detectaron que los atletas que ganan medallas de bronce se sienten más felices que quienes consiguen la plata. La razón es que el medallista de bronce se compara con quienes no suben al podio, no con quienes han ganado el oro, por lo que crear falsas expectativas o albergar esperanzas excesivas es un grave error ya que puede conducir a la frustración en caso de fracaso y a la falta de aprecio del éxito.

En la vida real esta situación puede equivaler a preferir no participar en un proceso de selección de personal antes que hacerlo y no ser finalmente elegido.

La exposición de Manuel Conthe finalizó con la teoría del anclaje, según la cual cuando tenemos conocimiento de un hecho o tenemos un número o una cantidad en mente, es difícil apartarse de ella.

Tras la clase del expresidente de la CNMV y actual presidente del Consejo Asesor de Expansión y Actualidad Económica, el director general de Deusto Business School, Luc Theis habló sobre Humanismo y Competitividad.

Luc Theis explicó su propuesta de modelo de gestión empresarial, que aboga por alinear todas las dimensiones de la empresa con las de la persona en tanto que individuo y miembro de una colectividad. Es importante para este modelo que, además de generar un entorno altamente competitivo, sea capaz de atraer y retener el mejor talento y conseguir que quienes trabajan en la empresa la perciban como propia.

El director general de Deusto Business School aseguró que este sentimiento de propiedad de los trabajadores favorece la productividad y el sentido de la responsabilidad y compromiso dentro y fuera de la organización.